La Máquina y la Libertad del Nuevo Mundo

El tiempo, maestro de todos. La libertad del nuevo mundo, una utopía aún por realizar. Hay lecturas que definitivamente tienen su momento, ese espacio-tiempo idóneo en el cual se conjugan las experiencias y esperanzas suficientes para poder apreciar una lectura. Este año dediqué algunos días a una de las mejores novelas que he leído: El Siglo de las Luces, de Alejo Carpentier. Si este libro lo hubiese leído 10 o 20 años atrás no lo habría disfrutado tanto, no habría podido percibir completamente el aroma a Mar Caribe que se desprende de sus páginas. Le Temps, ce grand sculpteur diría Marguerite Yourcenar.

Las palabras no caen en el vacío
Así inicia El Siglo de las Luces.

El eco del Ana karina rote que todavía se filtra por las grietas de nuestra realidad latinoamericana. Los protagonistas de esta novela son tres hermanos: Sofía, Carlos y Esteban. ¿O es Víctor Hugues? ¿O son las proyecciones de la Revolución Francesa hacia América? ¿Acaso la masonería? O tal vez, excediéndonos un poco, la protagonista es la máquina. ¿Y la libertad del nuevo mundo?

La libertad del nuevo mundo y la máquina.
Con la Libertad, llegaba la primera guillotina al Nuevo Mundo.

El gran protagonista, en realidad, es el Caribe. Una novela excelente, de prosa impecable y personajes memorables. Un universo que a los caribeños nos resultará cercano y distante a la vez.

Fragmentos de un Evangelio Apócrifo

jorge-luis-borges


3. Desdichado el pobre en espíritu, porque bajo la tierra será lo que ahora es en la tierra.
4. Desdichado el que llora, porque ya tiene el hábito miserable del llanto.
5. Dichosos los que saben que el sufrimiento no es una corona de gloria.
6. No basta ser el último para ser alguna vez el primero.
7. Feliz el que no insiste en tener razón, porque nadie la tiene o todos la tienen.
8. Feliz el que perdona a los otros y el que se perdona a sí mismo.
9. Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia.
10. Bienaventurados los que no tienen hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable.
11. Bienaventurados los misericordiosos, porque su dicha está en el ejercicio de la misericordia y no en la esperanza de un premio.
12. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ven a Dios.
13. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque les importa más la justicia que su destino humano.
14. Nadie es la sal de la tierra; nadie, en algún momento de su vida, no lo es.
15. Que la luz de una lámpara se encienda, aunque ningún hombre la vea. Dios la verá.
16. No hay mandamiento que no pueda ser infringido, y también los que digo y los que los profetas dijeron.
17. El que matare por la causa de la justicia, o por la causa que él cree justa, no tiene culpa.
18. Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos.
19. No odies a tu enemigo, porque si lo haces, eres de algún modo su esclavo. Tu odio nunca será mejor que tu paz.
20. Si te ofendiere tu mano derecha, perdónala; eres tu cuerpo y eres tu alma y es arduo, o imposible, fijar la frontera que los divide.
24. No exageres el culto de la verdad; no hay hombre que al cabo de un día, no haya mentido con razón muchas veces.
25. No jures, porque todo juramento es un énfasis.
26. Resiste al mal, pero sin asombro y sin ira. A quien te hiriere en la mejilla derecha, puedes volverle la otra, siempre que no te mueva el temor.
27. Yo no hablo de venganzas ni de perdones; el olvido es la única venganza y el único perdón.
28. Hacer el bien a tu enemigo puede ser obra de justicia y no es arduo; amarlo, tarea de ángeles y no de hombres.
29. Hacer el bien a tu enemigo es el mejor modo de complacer tu vanidad.
30. No acumules oro en la tierra, porque el oro es padre del ocio, y éste, de la tristeza y del tedio.
31. Piensa que los otros son justos o lo serán, y si no es así, no es tuyo el error.
32. Dios es más generoso que los hombres y los medirá con otra medida.
33. Da lo santo a los perros, echa tus perlas a los puercos; lo que importa es dar.
34. Busca por el agrado de buscar, no por el de encontrar.
39. La puerta es la que elige, no el hombre.
40. No juzgues al árbol por sus frutos ni al hombre por sus obras; pueden ser peores o mejores.
41. Nada se edifica sobre la piedra, todo sobre la arena, pero nuestro deber es edificar como si fuera piedra la arena.
47. Feliz el pobre sin amargura o el rico sin soberbia.
48. Felices los valientes, los que aceptan con ánimo parejo la derrota o las palmas.
49. Felices los que guardan en la memoria palabras de Virgilio o de Cristo, porque éstas darán luz a sus días.
50. Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor.
51. Felices los felices.

“Fragmentos de un Evangelio Apócrifo” de Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899 – Ginebra, 1986).


The Paradise of Thieves

The title comes from Chesterton’s short story. The ending, too:

“Birmingham,” answered the actor, puffing a cigarette. “Didn’t I tell you I was a Futurist? I really do believe in those things if I believe in anything. Change, bustle and new things every morning. I am going to Manchester, Liverpool, Leeds, Hull, Huddersfield, Glasgow, Chicago–in short, to enlightened, energetic, civilized society!”
“In short,” said Muscari, “to the real Paradise of Thieves.”

Needless to say, thieves swarm around energy and wealth, petroleum and water. Maybe I’m evoking old accounts from the above referred enlightened, energetic, civilized society. Or perhaps, more likely, I’m just thinking of Internet, another nice playground for thieves.

The Whiteness of the Whale

Moby Dick by Jack Sullivan. Oil on board, 35.2 x 50.5 cm. Collection: Butetown History & Arts Centre.
Moby Dick by Jack Sullivan. Oil on board, 35.2 x 50.5 cm. Butetown History & Arts Centre.

Or is it, that as in essence whiteness is not so much a color as the visible absence of color, and at the same time the concrete of all colors; is it for these reasons that there is such a dumb blankness, full of meaning, in a wide landscape of snows – a colorless, all-color of atheism from which we shrink?

Herman Melville (Moby Dick, 1851).

El Amenazado

Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas,
la serena amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes,
los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

“El Amenazado” de Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899 – Ginebra, 1986).

El Humo del Guiso

Anónimo Árabe

En las ciudades orientales hay calles en las cuales los cocineros preparan los platos más exquisitos en la calle, y la gente se agolpa alrededor de sus puestos para comer y comprar.

A uno de estos puestos ambulantes se acercó un día un pobre. No teniendo dinero para comprar alguna cosa, puso su pan sobre una olla de guisado, lo impregnó del humo apetitoso que salía y se lo comió ávidamente.

Pero precisamente aquella mañana el cocinero no había hecho buenos negocios y estaba de mal humor. Por eso se volvió con ira al pobre y le dijo:

– Págame lo que has tomado.

– Pero yo no he tomado de tu cocina más que humo, repuso el pobre.

– ¡Págame el humo!, tronó el cocinero enfurecido.

La cosa terminó en el tribunal. El Sultán llamó a asamblea a todos los sabios del reino y les propuso resolver la cuestión.

Comenzaron a discutir y a matizar la cuestión: algunos daban la razón al uno, con el pretexto de que el humo pertenece al dueño del guisado, y otros al otro, sosteniendo que el humo es de todos, como el aire que se respira. Finalmente, después de largas discusiones, la sentencia fue ésta:

“Ya que el pobre ha gozado del humo, pero no ha tocado el guiso, debe tomar una moneda y golpear con ella la madera. El sonido de la moneda pagará al cocinero”.

Así se hizo. A cambio del humo del guisado, el cocinero tuvo el sonido de la moneda.


Nota: Existen muchas variantes de este relato. Consultar, por ejemplo, el cuento LXXII en “El Sobremesa y Alivio de Caminantes”, recopilación de Juan de Timoneda.

El Conservador de Libros

Un conservador es la persona responsable de una colección específica en una institución para la conservación de alguna herencia o patrimonio cultural (como un archivo, una biblioteca, o un museo). El conservador se especializa en un tema relevante a la colección y está profundamente informado sobre el contenido de la misma. Es la persona responsable de seleccionar nuevo material para la colección; de escribir documentación, reportes, y catálogos que describan el material; de supervisar el mantenimiento y preservación del material; y con frecuencia también desarrolla otras actividades como la publicación de investigaciones relativas a la colección, la organización de reuniones con otros investigadores que deseen aprender sobre la colección, y tareas misceláneas. Un conservador puede ser un bibliotecario, un archivero, un historiador, o alguien con un grado académico avanzado y con dominio de múltiples temas. ¡Algunos conservadores tienen todos estos roles y capacidades!

El párrafo es una traducción mía del original: What is a curator?

Man in the Arena

It is not the critic who counts; not the man who points out how the strong man stumbles, or where the doer of deeds could have done them better. The credit belongs to the man who is actually in the arena, whose face is marred by dust and sweat and blood; who strives valiantly; who errs, who comes short again and again, because there is no effort without error and shortcoming; but who does actually strive to do the deeds; who knows great enthusiasms, the great devotions; who spends himself in a worthy cause; who at the best knows in the end the triumph of high achievement, and who at the worst, if he fails, at least fails while daring greatly, so that his place shall never be with those cold and timid souls who neither know victory nor defeat.

Theodore Roosevelt (Citizenship in a Republic, 1910).

Noël

"L'Adoration des bergers" de Gerrit van Honthorst
“L’Adoration des bergers” de Gerrit van Honthorst

Le ciel est noir, la terre est blanche;
-Cloches, carillonnez gaîment! –
Jésus est né; -la Vierge penche
Sur lui son visage charmant.

Pas de courtines festonnées
Pour préserver l’enfant du froid;
Rien que les toiles d’araignées
Qui pendent des poutres du toit.

Il tremble sur la paille fraîche,
Ce cher petit enfant Jésus,
Et pour l’échauffer dans sa crèche
L’âne et le boeuf soufflent dessus.

La neige au chaume coud ses franges,
Mais sur le toit s’ouvre le ciel
Et, tout en blanc, le choeur des anges
Chante aux bergers: “Noël! Noël!”

Note: Ce beau poème, Noël, est de Théophile Gautier (Tarbes, 1811 – Neuilly-sur-Seine, 1872), et le tableau, “L’Adoration des bergers”, est de Gerrit van Honthorst (Utrech, 1590 – Utrech, 1656). Malheureusement, le tableau fut irrémédiablement détruit pendant les attentats mafieux du 25 mai 1993.

More on Backwards Compatibility

Esta entrada pretende complementar la broma sobre Backwards Compatibility. Comenzamos. En mi Biblia de cabecera, una Biblia Devocional de Estudio editada por La Liga Bíblica, se presenta el Santo Evangelio según San Mateo como un vínculo entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Señala, literalmente: “Podemos decir, entonces, que el primer libro del Nuevo Testamento se presenta ante nosotros como el evangelio que vincula cosas, que sirve de eslabón entre lo antiguo y lo nuevo”. Indica también que es San Mateo el evangelista que más referencia al Antiguo Testamento: “Para que se cumpliera lo dicho por los profetas”. Y además, siempre en la Biblia Devocional, el comentario sobre Mateo 4:17 comienza con: “Mateo escribió principalmente para lectores judíos”.

El énfasis del evangelio según San Mateo en ese vínculo entre lo antiguo y lo nuevo constituye tema de estudio en Teología. Ver, por ejemplo: “Law and Prophecy in Matthew’s Gospel: The Authority and Use of the Old Testament in the Gospel of St. Matthew”, por R. S. McConnell (Friedrich Reinhardt Kornmissionsverlag, Basel, 1969. Fr./ DM. 16.80.). De la entrada Gospel of Matthew en la Wikipedia destaco:

“Most commentators seem to agree that Matthew, alone among the gospels, alternates five blocks of narrative with five of discourse, marking each off with the phrase “When Jesus had finished… Some scholars see in this five-part layout a deliberate plan to create a parallel to the first five books of the Old Testament…”

y

“The Gospel of Matthew begins with the words “The Book of Genealogy [in Greek, “Genesis”] of Jesus Christ”, deliberately echoing the first words of the Old Testament in Greek.”

En resumen, el evangelio según San Mateo, como ningún otro, presenta el enlace entre el Antiguo Testamento y la vida y obra del Mesías. La estructura del texto, los recursos literarios (como el comienzo basado en las primeras palabras en griego del Antiguo Testamento) y las referencias, respaldan esta observación.

Ahora el otro asunto: Backwards compatibility, Retrocompatibilidad, o Compatibilidad Progresiva. Este término, en computación, es la facultad de algunas aplicaciones para procesar datos generados con versiones anteriores (por ejemplo, una nueva versión de Microsoft Word es capaz de abrir documentos creados con una versión anterior). En este mismo sentido, cuando una nueva versión de un sistema operativo (como Microsoft Windows 8) ofrece “Backwards compatibility” significa que es capaz de ejecutar programas creados para versiones previas del sistema (como Windows 7). El tema es pertinente en estos días, porque ha salido al mercado la nueva versión de Windows, Windows 8, y Microsoft ha dicho que podrá ejecutar aplicaciones de la versión previa, Windows 7 (aunque imagino que no todas). Por tanto, Windows 8 ofrece algún grado de retrocompatibilidad.

La retrocompatibilidad resulta muy importante desde el punto de vista económico, porque promueve la adopción (es decir, ventas) de la nueva versión del software. Es mucho más probable que un usuario compre la nueva versión de un programa si sabe que sus aplicaciones y datos generados con una versión previa seguirán funcionando en la nueva versión.

Listo. Creo que lo anterior proporciona fundamento suficiente para comprender la broma 🙂