Y alegre, el jibarito va cantando así

Un lamento. El tiempo pasa, pero el jibarito aún sufre el lamento en la perla de los mares, tierramar del Edén inmenso que bien puede ser toda América: Borinquen. Va cantando alegre porque Rafael Hernández así lo ha querido. Y he querido yo recordar la interpretación de Caetano Veloso, singular, muy a mi gusto[ref]Caetano Veloso incluyó este tema en su disco Fina Estampa (1994), uno de mis discos favoritos.[/ref].

Preaching the blues

De los inagotables talentos de Hugh Laurie ha brotado también un gran disco de blues, Let them talk (2011), altamente recomendado. Grandes versiones de inmortales clásicos del blues (¡el piano en St James’ Infirmary es maravilloso!).

Ya en su anterior álbum, Tell ‘Em What Your Name Is! (2009), anunciaban estar listos para grandes desafíos (tengo un cariño especial por la pieza Humpin’ de ese disco). Ahora, su nuevo disco, Scandalous (2011) es música de la buena de principio a fin. De allí proviene Livin’ in the Jungle, y otros temazos como She’s so Scandalous y el genial cover del clásico de Ivory Joe Hunter, Since I met you baby. 5/5 para este disco.

Más sobre Milonga para una niña

En la entrada Milonga para una niña la señorita Jessica (una mujer que es compendio de inteligencia y buen gusto), escribió un comentario que me ha agradado, y que también me ha parecido digno de metamorfosear en una entrada, para preservarlo, para aumentar la probabilidad de que lo lean. Dice:

Milonga para una niña va más allá de un hermoso tema. Es una de esas historias que inundan a los adentros de quien las lee. Una mezcla de ternura y realidad. Un sentimiento palpable, una canción que se abraza. En casa tengo un libro que se llama La memoria profunda – son textos y reportajes por Raúl Lamarque, Saúl Ibargoyen y Jorge Miglionico – y en el, Zitarrosa dice lo siguiente sobre esta canción:

“Es una milonga que yo hice pensando en dos o tres mujeres, no porque hayan sido mujeres mías sino porque se presentaban como dos o tres imágenes arquetípicas del amor.
¿Cómo se integran esos arquetipos?
Pues cuando surge algún tema de carácter amoroso, amatorio, erótico, siempre debe buscarse más de una mujer. Es una flor para adentro. Con varias se cristaliza una o de una se desprenden varias… Puede ser todo eso… El amor es un ojo que te mira, y te ama, pero cuando le empiezan a pasar unas luces y ese ojo comienza a pensar, también empieza el miedo… amor de duro diente, hasta el hueso.

En función de tanto y tanto amor… según el tiempo, se va completando la concepción del amor; luego de haber amado tantas y tantas cosas, desde un libro hasta un perro, desde una mujer hasta un niño, desde un amigo hasta un enemigo incluso —aunque aquí no sea amor sino afección—. Y todo eso vuelve más complejo el asunto del amor. ¿Qué es? La donación de si mismo que entraña el acto de amar, así se trate de una pequeña parte de tu ser, la solidaridad, el auxilio económico, la pasión como pasión sexual… Claro que hay en el amor una capacidad de fuga, de ser fluyente hacia el futuro, y el goce está en seguirlo hacia donde vaya, con el riesgo de que en ese fluir sea el propio amor el que se nos quede por el camino…”

Un genio, verdad?
Cuando leí este post me dio ganas de compartir el fragmento. Espero que te guste.
Saludos desde el sur.

Sí, es un genio. Y sí, me gustó mucho. Gracias. Caramba, se queda uno felizmente sin palabras ante tanta elocuencia, ante el intimismo de la composición. ¡Cómo habla el poeta, diciéndolo todo! Y leyéndolo, uno descubre los propios sentimientos y puede atreverse a darles un nombre, a quizás aventurar una explicación. Magistral. Gracias, Jessica. Saludos desde el norte del sur.

La familia, la propiedad privada y el amor

Hay discos y hay discos. De los discos, aquí, rápido y sin muchos miramientos, acuden a mi recuerdo Who’s Next de The Who, Hijo de la Luz y de la Sombra de Serrat, Guitarra Negra de Zitarrosa, The Queen is Dead de The Smiths, The Velvet Underground & Nico de The Velvet Underground, The Jazz Album de Royal Concertgebouw Orchestra/Dmitri Shostakovich, Transformer de Lou Reed, Gling-Gló de Björk Guðmundsdóttir & tríó Guðmundar Ingólfssonar, A Love Supreme de John Coltrane, Desire de Bob Dylan, Libertango de Astor Piazzolla, Fina Estampa de Caetano Veloso, Another Green World de Brian Eno, Songs of Leonard Cohen de Leonard Cohen… y podría seguir y seguir. En este momento estoy escuchando un feliz integrante de la lista de discos: Al final de este viaje, de Silvio Rodríguez, disco magistral de principio a fin, con clásicos entre clásicos como Canción del elegido, Ojalá, Óleo de mujer con sombrero. Hoy, hoy me gusta mucho este tema:

El derrumbe de un sueño / algo hallado pasando / resultabas ser tú. / Una esponja sin dueño / un silbido buscando / resultaba ser yo. La letra completa, en Cancioneros.

Milonga para una niña

Hoy estaba escuchando al gran Alfredo Zitarrosa. Milonga de ojos dorados fue uno de los discos que escuché. Este disco, editado en México en 1979, incluye uno de mis temas favoritos, Milonga para una niña. Por cierto, nació Zitarrosa en Montevideo, un 10 de Marzo de 1936, por lo que hace 10 días se cumplieron 75 años de su nacimiento. La letra de Milonga para una niña, con unas notas muy interesantes, puede encontrarse en la excelente página Cancioneros, aquí. Hermosísimo tema.