Esperanza

Con frecuencia, de las canciones permanecen en nosotros sólo pequeñas muestras, con forma de versos o tonos fragmentados. En este momento, además de reafirmar algunos de tales fragmentos en mi memoria, recuerdo la vieja radio gris y beige sobre la nevera, que desde muy temprano llenaba varias de mis mañanas infantiles con alguna señal AM. De ese tiempo cada vez más remoto conservaba una parte muy pequeña de una canción, específicamente una salsa, que en algunas partes dice “Y entre la escoba y el trapeador, Esperanza esconde su corazón”. Recién dos o tres semanas atrás, y gracias a la gentil y magnífica colaboración de varias personas, he podido conocer que la canción a la cual pertenece ese fragmento se llama Esperanza, y que su autor e intérprete es Jean Paul Colé, un cantautor cubano que vivió algún tiempo en Venezuela. El tema Esperanza está contenido en el disco El Ángel Desobediente (1993).

Esperanza es una joven
tan bella como una flor,
con manos de porcelana
y cuerpo de ruiseñor,
pero el destino la tiene
atendiendo un mostrador.
Esperanza vino al mundo
de familia no pudiente,
con un hermanito enfermo
y un padre que la abandona,
y hay que buscar la comida
pues el hambre no perdona.
Y entre la escoba y el trapeador
Esperanza esconde su corazón,
entre un borracho y un vaso de ron
Esperanza sueña con un amor,
que se la lleve, que se la lleve,
que se la lleve muy lejos.
Ay, que se la lleve, que se la lleve,
que se la lleve muy lejos.
Esperanza te llamaron
por irónica elección,
como animal te marcaron,
por una sola razón,
carne fresca en el mercado,
no hace falta corazón.
Y entre mil manos groseras
y palabras de burdel,
con un grito que ella ahoga
entre sus labios de miel,
Esperanza me hace daño
tu sonrisa de papel.
Y entre la escoba y el trapeador
Esperanza esconde su corazón,
entre un borracho y un vaso de ron
Esperanza sueña con un amor,
que se la lleve, que se la lleve,
que se la lleve muy lejos.
Ay, que se la lleve, que se la lleve,
que se la lleve muy lejos.
La historia que aquí les cuento
la puede usted constatar
sólo saliendo a la calle
a Esperanza va a encontrar,
con una escoba en la mano
en la barra de algún bar.
Y entre la escoba y el trapeador
Esperanza esconde su corazón,
entre un borracho y un vaso de ron
Esperanza sueña con un amor,
que se la lleve, que se la lleve,
que se la lleve muy lejos.
Ay, que se la lleve, que se la lleve,
que se la lleve muy lejos.

Esperanza, por Jean Paul Colé. Tercer tema del disco El Ángel Desobediente (1993).

This entry was posted in bendita música and tagged , , . Bookmark the permalink. Both comments and trackbacks are currently closed.

44 Comments